Es dinero, no es moneda

Bitcoin es más que una moneda o alternativa de inversión. Bitcoin es cambio de paradigma que recurre a elementos basados en tecnologías modernas, pero que también vuelve a lo básico y tradicional, al transformarse en un objeto digital de intercambio o commodity universalmente aceptado.

Artículo para la edición #215 de Temas Económicos

Seguridad, independencia, desintermediación, universalidad, anonimato, eliminación del soporte físico, son algunas de las ventajas que ofrece una criptodivisa o criptomoneda, como el bitcoin. Si a esto se le suma la amplia aceptación y confianza como medio de cambio global, y que su producción no se encuentra en manos de ningún organismo en particular, se hace difícil encontrar desventajas frente a los sistemas monetarios tradicionales.

Como bien señala el abogado especialista Andrés Chomczyk, es importante destacar que todo el desarrollo teórico que se pueda hacer al respecto puede quedar invalidado con la legislación específica de un estado en particular. Chomczyk es el responsable de asuntos legales de la Fundación Bitcoin Argentina y miembro de la Comisión de Derecho de la Alta Tecnología del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires.

Algunos países ya le han dado tratamiento legal, como por ejemplo China y Brasil, y otros en cambio han emitido diferentes directrices o posturas al respecto. EEUU por ejemplo, ha adoptado el camino de asimilarlo al dinero, pero no de curso legal, y en otros casos se lo compara a otros instrumentos financieros, como el caso de Alemania que lo asocia a una moneda extranjera.

En Argentina, de acuerdo a nuestra legislación vigente, tiene la potestad únicamente el Banco Central para emitir moneda de curso legal, lo que implica que no pueda ser considerado como moneda de curso legal con todo lo que ello implica, y a su vez tampoco puede ser considerado moneda extranjera ya que de acuerdo a la normativa actual, no es emitido por un estado autorizado a tal efecto. Aunque sí, se puede encuadrar en la definición de dinero. La pronunciación del BCRA indica que a juicio de esa entidad, los bitcoins no están “respaldados por activos físicos, por un banco central ni por los activos o reservas de dicha autoridad”. No existe por el momento una clara pronunciación por parte de otros organismos de peso en la vida económica cotidiana de nuestro país, como AFIP o CNV.

Dejando de lado la turbia realidad legal por la que transita el bitcon en estos días, dicha realidad no es distinta a la que tuvieron (o tendrán) que atravesar otras innovaciones o transformaciones del mundo físico al digital. Como plantea Santiago Siri, “lo que el bitcoin propone no es guita, es la -internet- de la guita. Es un protocolo de transferencia de valor del punto A al punto B, sin reconocer fronteras nacionales. Es un sistema de pago que puede usarse en cualquier lugar de la red o del mundo físico sin tener que pedirle permiso a nadie: ni a Visa, ni a Mastercard, ni a Google, ni Apple, ni a tu gobierno, ni al gobierno que domina a tu gobierno. Y esa guita se mueve con precisión matemática sin comisiones ni distorsiones impositivas en el medio”.

Mientras tanto, proliferan sus aplicaciones y su uso, ya sea para intercambio o inversión. Países como el nuestro son tierra fértil para este tipo de innovaciones.

Fuentes

http://es.wikipedia.org/wiki/Bitcoin
http://www.bitcoinargentina.org/
https://medium.com/argentina-potencia/como-hackear-guita-2b71d60ca78