¿Cómo va a pagar su cuenta?. Con bits. Bitcoin

Los medios más importantes del mundo entero hablaron del Bitcoin durante el pasado mes de abril de 2013, una moneda digital que pasó a cotizar en tan solo 5 años de u$s 0,10 a u$s 260, valoración que fue alcanzada el día 12 de dicho mes.

En 1999 Shawn Fanning a los 18 años, cambió la industria de la música para siempre al crear Napster, que permitía a las personas intercambiar música entre sí, entre pares, en lugar de comprar discos en una disquería. Bitcoin, es una moneda digital que se basa en una tecnología similar, al igual que Bittorrent y tantos otros; aunque lejos está de ser la primera moneda virtual que conocemos, los fanáticos de Second Life lo saben bien.

Artículo para la edición #208 de Temas Económicos

La forma más simple de describir la red Bitcoin es asimilarlo a un libro de contabilidad distribuido, al igual que gran parte de las transacciones financieras actuales que no son otra cosa que registros contables ya que en cada transferencia no existe un traspaso real de dinero físico. A diferencia de la banca tradicional, que mantiene y gestiona la información de dichas transacciones de sus clientes particulares, las transacciones en Bitcoin son transparentes, el “mercado” sabe cuando un Bitcoin se intercambia, pero no la identidad de sus propietarios y a su vez, sin que exista una entidad centralizadora o reguladora.

¿Cómo es posible crear una nueva moneda nueva, y además digital?, Arturo Quirantes lo explica de manera extremadamente sencilla: “Bien, digamos que alguien (el análogo del banco central) crea una serie de números, cada uno de los cuales representa un billete digital, algo sin soporte físico tangible. En lugar de darle al panadero un billete de papel a cambio de su mercancía, yo le doy el número de serie de mi billete digital. Él, a su vez, podrá entregarlo a cambio de harina, y así sucesivamente”. En este punto, se deben resolver dos cuestiones que quedan a la vista, la duplicación y la creación de dinero (o moneda).

El problema de la duplicación, para que no se pueda pagar a varias personas con el mismo número de serie, se resuelve anulando dicho número de la cuenta original, y asignándoselo a la cuenta del destinatario. Esta tarea es realizada por la red distribuída Bitcoin que además garantiza anonimato, su carácter global, la imposibilidad por parte de gobiernos y organismos de intervenir o regular el mercado, y su falsificación. Aunque tiene sus críticas también y que se analizarán más adelante.

El segundo asunto a resolver, que es la creación de la moneda y su valoración, ante el lógico interrogante de ¿Cómo va a valer el dinero, si no hay alguien o algo que lo respalde?, ya sea un banco central, otra moneda, oro o lo que fuere. La realidad indica que para que una moneda tenga valor, no es necesaria una autoridad central. “Los billetes no tienen valor porque tengan respaldo de bancos centrales. Tienen valor porque la gente quiere que lo tenga. Para que algo sirva como medio de pago, lo único que hace falta es que una persona lo acepte como tal”, destaca Quirantes, y continúa “Una autoridad central lo que hace no es otorgar respaldo, sino confianza. Antes, la confianza venía dada por el oro y plata que guardaba el Banco Central y ahora de su stock de dólares y capacidad de pago de sus deudas”. Esto fue justamente lo que lograron sus creadores, una moneda aceptable, fiable y sin respaldo central. Y a su vez creada por los mismos usuarios, aunque no de una manera descontrolada, ya que su valor se perdería instantáneamente. Se puede obtener oro de dos maneras, con un pico y trabajo duro, o comprándoselo a otro, y el precio es establecido por la oferta y la demanda.

El Bitcoin funciona igual, es posible comprarlos, canjearlos por bienes y servicios, o hacer minería virtual, que consiste en destinar la capacidad de procesamiento de una computadora a resolver complejos algoritmos matemáticos que permiten generar u obtener Bitcoins. La oferta es regulada mediante modelos matemáticos predeterminados que dependen de distintas variables que no permitirán que se generen más de 21 millones de BTC en el largo plazo.

Sus creadores, Satoshi Nakamoto, que aún no está claro si es una sola persona o una comunidad de hackers que utilizó dicho seudónimo, al momento de desarrollar su infraestructura pensaron lo siguiente y se remontaron a épocas en que las mercancías básicas funcionaban como moneda de cambio.

Pensaron en un algoritmo que le diera la posibilidad a la moneda de generar masa crítica de usuarios y confianza, de esta forma los primeros colaboradores que pusieron sus equipos a disposición para generar la red necesaria, podían obtener BTC de manera más sencilla, o con menos trabajo (la materia prima al principio es abundante), a medida que aumenta el número de usuarios dispuestos a aceptarla como medio de cambio, que es lo que genera confianza, el trabajo de minería se hace más pesado (y la materia prima comienza a escasear), simplemente por ley de oferta y demanda su valor aumenta.

Una de las principales críticas de los expertos en finanzas es que es un mecanismo deflacionario por definición, lo que su incremento acelerado de valor puede provocar más interés de especulación que intención de uso como medio de cambio. ¿si tuvieses oro, petróleo o soja en tu billetera hoy, qué harías?. Pero como lo digital puede fraccionarse casi ilimitadamente, sus creadores y cada vez más adeptos, confían en el éxito de su mecánica.

Es muy posible que el Bitcoin no sea definitivamente la moneda del futuro, pero su aparición dejará huellas profundas en el actual sistema financiero.

Bibliografía

Herramientas