El interior difuso

Al comienzo lo que quitaba el sueño era la optimización de procesos internos mediante diferentes aplicaciones de software que con el tiempo fueron evolucionando y abarcando nuevas áreas o departamentos de la empresa.

De manera paralela al desarrollo y evolución de Internet comienzan a aparecer con mayor frecuencia palabras y siglas como e-Business, B2B, B2C. Todas ellas para tratar de encasillar de alguna forma a la extensión natural que sufrirían las distintas herramientas que le permiten a las organizaciones profundizar en la integración de procesos, pero ya no sólo aquellos que ocurren en su interior, sino con todo su ecosistema: formado por clientes, proveedores, partners o socios estratégicos, distribuidores, bancos.

Artículo para la edición #206 de Temas Económicos

En la actualidad es posible integrar determinadas áreas funcionales con el entorno. Las aplicaciones consumen y comparten datos entre sí de manera automática permitiendo lograr una mayor eficiencia en varias actividades.

Recursos Humanos tiene la posibilidad de hacer un completo seguimiento del proceso de reclutamiento y de postulantes provenientes de diversos canales e incluso redes sociales especializadas. El área de finanzas cuenta con numerosas posibilidades a partir de la posible conexión en tiempo real con diversas cuentas bancarias, ya sea para canalizar pagos o contabilizar automáticamente los movimientos que sufren las mismas provenientes de pagos con tarjetas de crédito, débito, cheques o transferencias.

El seguimiento de iniciativas y oportunidades de negocios, como la gestión completa de las relaciones con clientes y potenciales clientes, servicios pos-venta y de soporte tienen a su alcance sofisticadas soluciones que permiten hacer un completo seguimiento de los distintos canales, avanzadas opciones de segmentación y automatización de comunicaciones, como el envío automático de emails ante determinados eventos y el posterior seguimiento de la conversación.

El avance de los dispositivos móviles permite a cada vez más personas trabajar desde cualquier lugar, y tener acceso a las herramientas para gestionar sus actividades desde cualquier dispositivo. El número de personas que trabajan desde sus hogares no deja de crecer de acuerdo a datos recientes brindados por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. En este sentido las aplicaciones han incorporado grandes avances en las funcionalidades para gestionar proyectos y tareas colaborativas en las que necesariamente participan varias partes y con distintos intereses.

Las novedades para las áreas de fabricación y logística no son pocas. La cadena de suministros o abastecimiento se encuentra integrada en la actualidad por un número mayor de integrantes con un alto grado de especialización y que deben

necesariamente contar con soluciones que les posibilite sincronizar en tiempo real sus actividades con los demás miembros, por su costado, las empresas de logística hacen posible el seguimiento o tracking de envíos y ofrecen calculadoras de costo de envíos que es posible conectar desde otras aplicaciones.

Conocer en todo momento y en tiempo real el estado integral de todas las actividades de la organización, ejecutadas por miembros de la misma distribuidos en diferentes puntos geográficos y en colaboración con terceros a la empresa se convierte en una demanda habitual en estos tiempos.

La flexibilidad para enfrentar nuevas situaciones prácticamente a diario, como la ejecución de negocios no habituales o cambios bruscos en normativas y requerimientos de organismos oficiales, sin que el sistema se convierta en un contratiempo, será probablemente y por estos días uno de los factores de mayor peso al momento de optar por una plataforma o solución.