Casi real, realidad aumentada

La realidad aumentada se compone por una serie de tecnologías que permiten combinar o agregar una capa de elementos virtuales sobre una visión directa o indirecta del mundo físico real.

La principal diferencia con lo que conocemos como realidad virtual es que la realidad aumentada permite que los dispositivos agreguen información digital sobre los elementos reales, sin modificar la realidad física subyacente. No es la simulación digital de un objeto o del entorno físico real, sino que por el contrario, enriquece con elementos digitales a la visualización de los mismos.

Artículo para la edición #211 de Temas Económicos

Los avances en los dispositivos móviles principalmente aquellos con buenas capacidades de procesamiento, conectividad permanente a Internet y GPS, hacen que sea posible obtener información artificial de cada uno de los elementos que nos rodean en un momento o espacio determinado.

5708231997_da540b686e_o

La principal conferencia sobre realidad aumentada, denominada InsideAR, se realiza anualmente en Munich (Alemania) y en la más reciente, llevada a cabo en el mes de Octubre de 2013, se pudieron apreciar las últimas innovaciones en la materia y además su aplicación en algunas industrias. La realidad aumentada se aplica en la actualidad en sectores y actividades de lo más variadas, como ser mapas y navegación, moda, educación, fabricación, medicina, entretenimiento, arquitectura, turismo, marketing, entre otras.

Empresas como IKEA por ejemplo han presentado en InsideAR su catálogo para el año 2014 mediante el cual, y además, con una aplicación para móviles es posible visualizar los muebles del mismo instalados en habitaciones reales. Disney convierte la lectura de libros para los más pequeños en una experiencia diferente mediante booksaralive, haciendo que los mismos cobren vida. Por su lado, Penguin Navi es una aplicación que permite a los turistas que visitan a la ciudad de Tokio ser guiados por pingüinos virtuales hacia el acuario desde cualquier punto de la ciudad.

Existen en general tres grandes tipos de displays o alternativas de visualización que posibilitan la interacción, en primer lugar dispositivos para colocar en la cabeza u ojos como los recientes Google Glass, dispositivos para manos como los smatphones y relojes o pulseras, y finalmente display espaciales en los que el dispositivo no está asociado a un usuario en particular, como los monitores tradicionales.